EL JUICIO

Todas las acusaciones recaían como losas sobre los cuatro lobos sentados en el banquillo. Tan sólo Alfa aparentaba entereza mientras que Betty, Gamma y Delta mostraban notable pena e impotencia ante las injustas imputaciones. Tras larga y tensa sesión, y a falta del veredicto, irrumpió en la sala el joven lobezno Omicrón que, con un dosier entre los dientes y rodeado de varios guardabosques y policías, se acercó a la tarima para depositar la documentación probatoria que el abogado de oficio había olvidado.

Se mostraba una fotografía de Alfa, vestido de abuelita rodando la película de “Caperucita en Los Alpes” con certificado y fechado de la productora “Perrault Films”, por lo que se le eximía como ladrón de gallinas en un corral a cientos de kilómetros.

También un artículo de periódico portugués, con foto incluida, en la que se distingue a Betty, Gamma y Delta portando una pancarta en la manifestación de lobos en Lisboa, justamente el mismo día en que fue atacado el rebaño de ovejas en los montes asturianos. Por cierto, en las pancartas se podía leer: «NÓS, LOBOS, QUEREMOS O NOSSO ESPAÇO». «NÃO SOMOS ASSASSINOS». «NÃO QUEREMOS SER OS MAUS DA FITA».

A modo de justificante probatorio, también se incluía un libro de S. Freud titulado “La interpretación de los sueños” para evidenciar que los lobos tampoco son los culpables del terror nocturno ni onírico.

Se leyó un documento del naturalista Rodríguez de la Fuente, por el que se recordaba que el lobo es pariente directo del mejor amigo del hombre.

Ante tan contundentes pruebas, la manada de lobos quedó absuelta de los hechos criminales imputados, no obstante y para calmar la ira de las gentes y saciar la sed informativa de los medios de comunicación, los jueces sentenciaron a la manada, a pagar el I.B.I. y la contribución rústica por el uso y disfrute de los bosques norteños.

Y colorín colorado.

IsidroMoreno

DALE LA VUELTA (Es un buen método)

Esta mañana tuvimos taller de literatura y, como todos los viernes, debíamos escribir un relato. Hoy, la foto de inspiración era de un teclado de ordenador y concretamente, la tecla de «Control» situada en el extremo inferior derecho.

Por un buen rato se nos ha quedado cara de pirados, boquiabiertos, inmóviles como estatuas y con mirada fija sobre indeterminado punto del infinito, pero la profesora no se ha inmutado. Está acostumbrada, supongo.

En vista de mi falta de inspiración, di la vuelta al teclado de mi “pecé” y vi que, entonces, la tecla inferior derecha era la de «ESCAPE». Esta sí me sugirió varias ideas. Pedí salir al servicio, luego vi una puerta abierta, luego anduve. Y anduve. Y anduve.

Son las once de la noche, hace frío en este bosque, veo no muy lejos luces azules y rojas y oigo sirenas. Creo que me están buscando a mí. No sé si volver, porque las otras tres veces que me escapé de ese psiquiátrico me echaron una buena bronca en el despacho del director y, en el desayuno, me echaron unas pastillas que me dejaron más gilipollas aún.

Ya no sé qué hacer para que me echen a mí.

IsidroMoreno

NOTA BAJO LA PUERTA

Lamento tener que encerrarte unos días en el sótano y comprendo tu ira hacia mí. Ya verás cómo, una vez más, lo asimilas con la mayor naturalidad. Pronto dejarás de gritar y llorar por él. No merece la pena, hija mía. Acabarás entendiendo que si no son los maridos perfectos para ti, al menos nos sirven de alimento durante una temporadita.

Cuando salgas de nuevo a la calle y vuelvas a enamorar a otro joven, procura que esté un poco más rellenito y en cuanto a que sea rubio o moreno, eso queda a tu elección. Por el trabajo duro y despiece no te preocupes, déjamelo a mí, al menos mientras que yo esté contigo y las fuerzas me asistan.

Sabes que eres mi hija preferida y por eso ya eres la única. Tus hermanas y tu padre, que en gloria estén, fueron siempre muy delicados con las comidas, aunque luego resultaron bastante sabrosos.

Esta tarde, para la merienda, te bajaré una tarta de carne a las finas hierbas en homenaje a tu último amor, que hoy cumpliría un mes de noviazgo y, como sorpresa, no adivinas lo que estoy colocando como vela de centro en la tarta.

Un beso de tu madre que te quiere. Juana.

Posdata:

No me molesta que me llames Mantis o loca, sé que lo haces solo cuando te apago la luz del sótano o cuando estás enojada; además reconozco haber sido una amante religiosa, aunque muy cuerda.

 No debes tener miedo por los esqueletos del sótano. Los vivos son más peligrosos, y por favor, quítate la costumbre de arrancarte los pelos, ya quedan pocos días de encierro y has de estar hermosa para volver a salir en busca de un nuevo amante.

Oye, ¿te gustan los ojos revueltos?

IsidroMoreno

ARTE ANÓMIMO

El marchante de arte que visitó el taller de pintura de papá, quedó maravillado con una tabla emborronada, de color indefinido y con cuatro piezas de puzzle, pegadas, sin aparente orden ni concierto. Mi padre quedó tan abrumado por los elogios hacia aquel despojo que ni siquiera pudo explicarle que se trataba de uno de mis juegos y entretenimientos infantiles, y que el precio que le ofrecía le parecía más que bueno; incluso excesivo.

Aquella tabla sin firma es el único cuadro de mi padre expuesto actualmente en el prestigioso museo. Ahora que la observo, acabo de recordar y encontrar las cuatro piezas de mi viejo puzzle inacabado y que un día colgué en la pared de mi habitación, hace ya muchos años.

IsidroMoreno

EL REGRESO DE AUGUSTO

Cuando regresé de los campos de concentración, la joven esposa en la foto de mi cartera, ahora era una mujer con canas, con más kilos, con expresión borrada, con una niña en sus brazos, con un niño agarrado a su falda, junto a un adolescente de mirada perdida y agarrada por el brazo de un señor con bigote y gesto desafiante.

Cuando regresé de los campos de concentración, nuestra foto de boda ya no estaba en la pared.

IsidroMoreno

COLEGAS DE RUTA

Hoy le toca a ella ponerse al volante de la autocaravana. Le digo que tenemos que hablar. Sin dejar de mirar al infinito, asiente y calla. Supone que le reprocharé haberse chutado más de la cuenta y robarme parte de mi ración de caballo. Ignora que ayer la vi besándose con el gitano del Ford Mustang.

La sujeto por el cuello, sus manos abandonan el volante, tapo su boca con la mía y hundo mi cuchillo en su corazón. Salgo de la vieja caravana sin ruedas, anclada desde años en este descampado del desguace, y me dirijo al ruinoso Mustang.

IsidroMoreno

AMOR SIN BARRERAS

Ya desde mi infancia tuve desengaños amorosos, quizás fuera mi físico poco agraciado o tal vez mi falta de tacto con ellas, el caso es que mi corazón aún no ha encallecido por los mil desaires.  Luego, me hice militar, fui de duro por la vida y así me mostraba ante mi única novia, mi gran amor al que sigo añorando y que me abandonó por la maestra del pueblo.

Algunas noches, abatido por la nostalgia y la prolongada soledad, lloro en silencio, con vergüenza y temor de ser descubierto por mis compañeros de cuartel.

Hoy será mi última noche triste. No estoy dispuesto a perder a mi nuevo amor. Aun en la oscuridad la reconozco; agarro su mano y huimos. Su peso liviano me facilita tirar de ella. Como buen novio y buen legionario, he planificado esta fuga nocturna tratando de evitar tapias y grandes obstáculos, por lo que he dejado la verja entornada.  Antes de abandonar el recinto, la abrazo y observo que en la carrera, sorteando cruces y tumbas, ha perdido algunos huesos, sin embargo su otra mano sigue aferrada a la guadaña, y bajo la negra capucha percibo su mirada profunda y su perenne sonrisa.

IsidroMoreno

LA TURISTA

Es exótica, llamativa y guapísima. Ya es popular en el pequeño pueblo costero. Según cuenta el alcalde, le han robado la mochila con documentación incluida y está en espera de obtener un duplicado desde su embajada. La turista rubia, que así le apodan, parece despreocupada, además, en la panadería no le cobran los donuts y el dueño del bar de la plaza, siempre que la ve deambular, la invita a unas cañas, Teo, el alcalde, le ha ofrecido su casa para dormir, aunque dicen que a la esposa no le hace ninguna gracia. Los tres restaurantes del pueblo se rifan su presencia para invitarla a comer. Todos hablan de su belleza, de su graciosa lengua de trapo, de su simpatía e ingenuidad.

Ella sigue gozando de los favores de los lugareños. Han pasado tres meses y cada vez más lenguas aseguran que la turista rubia recuperó hace tiempo su mochila con todas las pertenencias, pero algunos no lo quieren creer. Ni ella tampoco.   

IsidroMoreno

Y ASÍ SE LO HEMOS CONTADO

El viento arrastra una nube de arena de desierto. Apenas se distingue a la humilde pareja que marcha con su caballería y las escasas pertenencias ante la estoica mirada de unas montañas peladas. El árido panorama y un frío in crescendo no presagian el asombroso acontecimiento por venir.

Refugiados en un mísero cobertizo a las afueras del poblado, se resignan a pasar la noche. Ella anuncia que el parto de su hijo es inminente. Él dispone el pesebre de las bestias como cuna y, para atenuar el frío, sitúa en derredor del improvisado lecho al asno y a la escuálida vaca aparecida en el cobertizo. Allí nace el niño al que llaman Jesús.

Ella, aún virgen, se peina entre cortina y cortina. Sus cabellos ahora son de oro y el peine es de plata fina. También surge un río donde, además, los peces beben y beben reiteradamente porque han visto nacer al niño. Una estrella guía a tres monarcas eméritos que, a trote de camello, llegan desde Oriente para ofrecer unos regalos a Jesús. María lava pañales y los tiende en el romero.  “Dime niño, ¿de quién eres?”, pregunta el pobre José mientras los ratones le roen los calzones.

IsidroMoreno

COMO AYER

Ante el espejo, se despoja lentamente de su ropa. Espero mientras me acaricio ahogando mis jadeos.

Cuando ella acaba de desnudarse, baja su persiana. Enojado, tiro los prismáticos,   me subo la cremallera y acudo, como ayer, a calmar este fuego con la frialdad de mi fiel compañera.

Sin preliminares la penetro. Primero embestidas, luego, besos y mordiscos incrementan el clímax, pero un inesperado “pssssss” hace que todo se desinfle.    

Molina & Moreno

Este es un “despojo” de los relatos propuestos para la jornada 13 de LEMCA-2020 (Liga de escritores de microrrelatos por Comunidades Autónomas) organizado por ENTC.

Las restricciones: Tema erótico. Relato de 69 palabras justas. Tres palabras acabadas en “ERO”.

Está escrito “conjuntamente” por mi compañero de equipo de Castilla La Mancha, Miguel Ángel Molina y un servidor.

Finalmente presentamos otro más interesante que este.

IsidroMoreno