MANIFESTACIÓN LINGÜÍSTICA

 

Resultado de imagen de imágenes de fachada de la RAE

El tumulto ante la RAE era mayúsculo. Los antidisturbios pretendían acordonar la zona y separar a los grupos de manifestantes que allí se congregaban y cuyas causas y reivindicaciones eran desconocidas por los policías y por el resto de viandantes.

De una parte se observaban pancartas con las siglas «P.E.L.E.A.L.» (Plataforma Española de Lingüistas, Escritores y Aficionados a la Literatura), enarboladas por un variopinto público con mensajes de demandas que apenas pude leer, pues a su vez, dichas pancartas servían como armas arrojadizas o de contundente golpeo a todo elemento cercano.

De otra parte, centenares de signos ortográficos, como guardia pretoriana, defendían las puertas de tan insigne edificio. Allí se congregaban luchando a «brazo partido» cientos de comillas, corchetes, interrogaciones y admiraciones tanto de principio como de final, calderones, antilambdas, virgulillas de eñes, asteriscos, apóstrofos solidarios, diéresis, tildes cabreadas, barras, flechas, puntos suspensivos… creo que toda la representación de los signos de puntuación, diacríticos y auxiliares, que volaban y giraban en el aire con incursiones asesinas sobre cualquier cosa que se moviese.

Yo había sido invitado a una conferencia de “gramática anglo española”, pero sin noticias de posibles disturbios, aunque pronto me encontré inmerso en un cuarto grupo contendiente, compuesto por despistados británicos, escritores microrrelatistas y otros antiguos compañeros de facultad asistentes —supongo— a la conferencia y a los que apenas pude saludar, pues, en aquel tumulto a cuatro bandas era difícil hasta pensar.

Recibí un golpe en la cabeza con una pancarta que decía: «NO A LA REFORMA ORTOGRÁFICA de 2010». No sé si vi las estrellas o eran asteriscos voladores, pero también observé cómo una tilde cabreada atacaba a un policía solo que, de inmediato, lo convirtió en un adverbio (sólo), pero con mente.

Frente a mi grupo de supuestos británicos —yo soy toledano, que conste—, una decena de eñes nos reprobaban el ostracismo que sufrían en el lenguaje internacional e informático. Otras tantas admiraciones e interrogaciones de inicio nos abucheaban y nos recriminaban su deseo de continuidad laboral en el idioma español, pues cierto es que se rumoreaba sobre la propuesta para eliminar el uso de esos signos de inicio.

Dos parejas formadas por «CH» y «LL», cogidas en cariñosa actitud, las vi escabullirse entre la muchedumbre abandonando una pancarta en la que se leía: «¡NO DISCRIMINACIÓN A LOS DÍGRAFOS! (También somos letras)»

Ya no recuerdo más de aquella manifestación, pues una virgulilla se me introdujo en un ojo y, casi a la par, una picuda antilambda, se me clavó entre ceja y ceja, pero lo peor fue cuando vi caer sobre mí un enorme paréntesis, que hizo lo propio en mi percepción de la realidad hasta este momento en que, tumbado en una cama de hospital, intento averiguar las tribulaciones y demandas de aquellos elementos que formaban el tumulto ante la RAE.

Imagen relacionada

* * *

IsidroMoreno

Anuncios

NO ME ESPERES

 

Imagen relacionada

El traje era auténtico, no así mi marido, que enfundado en aquel uniforme del dictador, le suplantaba en muchos actos, unos por alto riesgo en su seguridad y otros, como esta inauguración del pantano, por su banalidad y refuerzo de la pretendida ubicuidad.

Me emociono cuando en televisión se toca el lóbulo de su oreja, es nuestra señal secreta de, «te quiero».

Ahora mira fijo a la cámara con los ojos más tristes del mundo, pues ambos sabemos que al dictador le quedan los días contados.

IsidroMoreno

(Para “Relatos en Cadena” de Cadena SER. Restricciones: Frase inicial)

DECEPCIÓN

Imagen relacionada

Subió hasta la azotea en cuanto pudo burlar la vigilancia. Por fin acababan de mudarse al nuevo edificio.

Una vez en lo alto, miró al cielo, elevó sus brazos y con sus dedos intentó rascar el cielo. Sus padres le habían dicho que vivirían en un bonito rascacielos, sin embargo no era cierto. Seguía sin poder acariciar las nubes ni el cielo azul.

Decepcionado y enfadado con su familia, miraba al infinito desde la azotea y descubrió que en la línea del horizonte, había otros edificios más altos que se fundían con el cielo.

Mañana les pediría a sus padres cambiar de residencia, pero a un auténtico rascacielos.