DE VERANOS, EMPATÍAS Y EMOCIONES

 

Resultado de imagen de imagenes del cuadro de la siesta

Muy a menudo añoro la belleza de la estación opuesta. Ahora, la nostalgia invade mi mente y evoco recuerdos de días grises del invierno, la niebla espesa, mi amorosa bufanda, las estalactitas de hielo, la lana verde de mi abrigo viejo.La mañana ha estado bañada de sudor con ocres de tierra, amarillos de trigo, azul cielo y calor inmisericorde.  Los rayos de sol se desploman sobre la mies dorada y prestan el color al estío.

Complacido por el receso de la comida y el posterior reposo en este mar amarillo, me he olvidado de hoces y guadañas para perderme entre las sombras de un montículo de paja.

Sin embargo, he podido comprobar con cierto rubor, que no era yo el único deseoso de ocultarme entre espigas; me lo ha advertido el roce de otro cuerpo de piel suave que lejos de rehusar, sus brazos han comenzado a rodearme y sus manos acarician mi cuello, mi pecho y mi pelvis mientras unos húmedos labios de mujer han sellado los míos.  Jadeante, se ha encaramado sobre mi cuerpo sudoroso, con sus caderas desnudas, a horcajadas, y a mí se me nubla la vista; creo que estoy a punto de derramar mi escasa cordura y de perder los sentidos.

Oía voces lejanas que hablaban de Stendhal, de síndromes, emociones, ¡un médico!, turista, arte, belleza, desvanecimientos…  Finalmente, el par de bofetadas de un enfermero me devolvieron al duro suelo del Museo d’Orsay, justo a los pies de «La Siesta», de Van Gogh.

IsidroMoreno

NOTA :

El síndrome de Stendhal (también denominado síndrome de Florencia o estrés del viajero) es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíacovértigoconfusión, temblor, palpitaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando estas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar.

AUGURIOS

 

Resultado de imagen de nubes con lluvia"

El triste cielo empezó a llorar tras el presagio amenazador de sus negros nubarrones. Animales de todas las especies y lugares acudían en multitud; asustados y temerosos se arremolinaban en torno a la casa de Noé, mientras este y su familia desempolvaban y reparaban, otra vez más, el viejo arca. 

 

IsidroMoreno