DON SANCHO Y ALONSO QUIJANO

Resultado de imagen de imagenes de don quijote y sancho panza a contraluz

Dulcinea bebía los vientos por Alonso Quijano, sin embargo él, siempre sensato, no acababa de encontrar belleza singular en aquella recia moza de porte nada refinado.

Don Sancho, cuya sesera perdió en alguna disputa, azuzaba a su sosegado y escuálido amigo Quijote para que le siguiese en sus andanzas justicieras.

A menudo, don Sancho salía maltrecho de aquellos entuertos, como cuando arremetió contra los molinos de Criptana, a pesar de la advertencia de Quijote, que sobradamente sabía que no eran gigantes.

Dicen que les vieron al galope entre una nube de polvo, huyendo con los dineros de unos campesinos a los cuales habían vendido unos regios dominios que, a la postre, no fueran feudos, ni ínsula, ni tampoco eran baratos, ni Barataria y ni barbecho siquiera existía.

Un don Sancho torpe, villano, regido por su estómago, un Quijote cuerdo y desenamorado, una ética perdida… eran los mimbres escogidos para iniciar la tercera parte del “Ingenioso Hidalgo”; pero aquella cesta hacía aguas y quedó abandonada o, quizás, la pospondría para un lejano siglo XXI.

Así, la tercera parte, quedó en mero intento de otro osado escritor que, en el anonimato y en sincero gesto, se quitó el sombrero ante don Miguel.

IsidroMoreno

(Imagen de Internet. -Diciembre-2016.  V centenario de la muerte de D. Miguel de Cervantes)

LOVE STORY

Resultado de imagen de dibujos de cabaret

De la mano de la vedette subía al escenario sabiéndose envidiado por todos. Por fin aquella noche, Tony había sido el elegido para bailar con la despampanante estrella de ese pretencioso cabaret. Sentía el inicio de una tórrida historia de amor.

En el escenario, con suave música, tenue luz y los cuerpos abrazados, Tony percibió la presión de un sospechoso bulto a media altura y mirándola a la cara, notó bajo el maquillaje, una sombra gris a la vez que una voz bronca le decía:

—¡Lo ves Tony!

Anthony Baker —Tony para los amigos—, intrigado por la ambigüedad, sus causas y efectos, investigó y escribió todo un tratado de la Ambigüedad en la especie humana, adquiriendo cátedra en la Pyongyang University of Science de Corea del Norte y en cuya entrada principal no podemos ver, pues nunca se erigió, la estatua de una pareja bailando; ella cabaretera, él…

Él mantuvo una romántica historia de amor con una estudiante universitaria —¿o con un universitario?— Después, fue expulsado del país, pero de una manera un tanto ambigua. ¡Lo ves Tony!

IsidroMoreno

ROSWELL

Resultado de imagen de imagenes de roswell

Observatorio de Heidelberg-Königsthul. Nueva captura de señales espaciales procedentes de Kepler-22b

Cada nuevo mensaje de nuestro planeta hermano era interpretado con mayor precisión. El problema radicaba en el desconocimiento de fechas de origen de aquellos testimonios que se atrapaban aleatoriamente, como por un cazamariposas bregando a través del espacio y tiempo interestelar.

La comunicación trataba del abandono de un lugar para colonizar o establecerse en otro. En el tramo final del mensaje, sorprendían unas declaraciones de afecto intenso o, lo que en nuestro planeta denominamos, amor y añoranza  que manifestaban aquellos extraterrestres a otros, al parecer de su misma familia, especie o planeta, pero ¿a quiénes y hacia dónde iban dirigidos?

Investigadas unas coordenadas cartográficas y aplicadas a nuestra Tierra, intercedían en un territorio de Nuevo México: ¡Roswell!

Fue célebre el Caso Roswell por el accidente de una nave extraterrestre en julio de 1947, existiendo imágenes publicadas de inertes cuerpos humanoides y, ante las dudas y evidencias de la Defensa Nacional de USA, la información fue confidencial y clasificada por la CIA.

¿Por fin se conocerían los orígenes de los primeros inmigrantes espaciales?

Hoy, en 2035, persiste la migración entre pueblos y la emigración hacia las estrellas ya ha comenzado.

 

IsidroMoreno

FAMILIA CIRCENSE

Imagen relacionada

En el árido solar, a las afueras de la ciudad e indiferentes a las inclemencias, el heterogéneo grupo de personas se afanaban en variopintas tareas y entrenamientos.

La curiosidad de los vecinos creó la expectación y descubrieron que se trataba de un circo o, más bien, los restos del naufragio de una gran familia circense.

El desmembrado grupo o familia, como preferían denominarse, sufría desde hacía años, el yugo de una crisis que al principio consideraron pasajera. Ya no se presentaban con pomposos y ruidosos desfiles, ni megafonías, ni carteles coloridos. La grandiosa carpa rayada, coronada con orgullosa bandera, se había transformado en modestas tiendas de campaña de diversas formas y colores.

Además, un estúpido accidente, dejó maltrechos a sendos trapecistas, pues el padre aún arrastra la pierna izquierda y el hijo quedose tullido y con graves secuelas neuronales.

El león, querido por todos, sólo rugía cuando se le abría la puerta de su jaula y se le invitaba a salir. Dentro de ella, se le veía feliz.

Augusto, uno de los dos payasos, quedó mudo tras una traqueotomía. Clown sufre depresión aguda que le provoca tristeza y, a veces, un llanto que dibuja un lastimoso surco de lágrimas, en su cara enharinada.

El domador, al no tener fieras que amaestrar, se hizo ayudante del mago, con tan mala fortuna que en uno de los trucos de escapismo, el domador no volvió a aparecer por el campamento. Ni por ningún otro sitio.

La misma suerte tuvo la caja de caudales que también era custodiada por el mago y que, frecuentemente, la utilizaba como conejillo de indias en sus trucos de ocultismo. Adujo que se trataba de una mala praxis y que no volvería a suceder. La familia le perdonó su falta, pues a fin de cuentas, en la caja de caudales había poco de éstos y más documentos de pagos pendientes.

El increíble Sansón, cuyo nombre real casi nadie recordaba, como número estelar arrastraba coches con su larga cabellera rubia. Ahora estaba calvo, pero también hacía de taquillero y chef de cocina, siendo muy útil y querido por esto último.

El “hombre bala” había engordado y apenas cabía por el tubo del cañón, pero a menudo se le veía aprendiendo malabares con el bastón de Rosi la majorette que, en el verano pasado, se enamoró de un apuesto churrero de feria, con el que se fugó y jamás se supo de su suerte.

Actualmente la “familia circense” mantiene su dignidad y su nómada existencia, sobreviviendo gracias a las monedas que al final de las modestas actuaciones, Sansón recauda en su boina, así como otros donativos de alimentos y ropas usadas que las gentes les otorgan, más por la simpatía y ternura derrochada que por la calidad de su espectáculo.

Desde que comenzara la crisis del sector —ya hace más de una década—, la familia, agradecida por tal generosidad, a diario promete a su público que volverán a esa población cuando consigan el esplendor y grandeza de antaño.

 

IsidroMoreno

PERDIENDO EL JUICIO

Resultado de imagen de dibujos de la obra hamlet

Rendido ante la evidencia, solo y sin ganas de luchar, se refugió en su despacho atestado de recuerdos de una época mejor.

Sus amigos y hasta su esposa le habían marginado. Los rumores de corrupción se habían extendido. Fue imputado y ahora estaba acusado de corrupción.

Sentado ante su mesa, quizás por última vez, comenzó a percibir un extraño olor a podrido. Tras unos momentos de búsqueda detectivesca, localizó el origen del hedor: En la estantería, como escondido y olvidado, vio el lomo marchito de un libro que parecía ser el culpable del rancio aroma.

Pinzándolo con los dedos lo extrajo de la librería, lo abrió y comprobó que sus páginas eran una masa pastosa, putrefacta y cubierta de gusanos. Con asco lo cerró, pudiendo aún leer el título de su portada: “Ética y Moral en la Política” ¡era su libro!, el único libro de su autoría aunque escrito por un negro literario. Rápidamente lo arrojó a la basura.

Al día siguiente se celebraría el juicio. Sentado y abatido por su ominosa existencia, abrió el cajón de su mesa en la que guardaba su viejo revólver.

Una vez más, la duda hamletiana  le acaparó la razón.

Al amanecer, en la puerta de los juzgados, solo le esperaban unos periodistas y su abogado. No podía responder a ninguna pregunta. Su mente buscaba afanosamente los últimos vestigios de dignidad para declararse culpable ante el juez.

IsidroMoreno

(Basado en el relato de mi autoría: “De tal palo” publicado en antología “Universo de Libros” edit. Por Diversidad Literaria. Noviembre-2016)