SÍ, TODOS y a pié

SÍ, TODOS y a pié

Decidió dejar atrás todo y huir hacia adelante. Comenzó a caminar sin rumbo fijo, subió montes, visitó aldeas, bajó valles, cruzó pueblos y ciudades alternando veredas, carreteras, sendas y caminos.

Cansado, se detuvo ante unos monumentales arcos de vetusta piedra. Era el Coliseo.

Y recordó que… todos los caminos llegan…

IsidroMoreno

(Texto de 50 palabras)  

Anuncios

ES-3-A-2

 

Es-3-a-2

113V0 D05 4Ñ05 C0M94RT13ND0 P15O C0N UN RU50 QU3 35CR163 3N C1R1L1C0, UN 6R1360, UN 90L4C0 C13G0 QU3 L33  BR41LL3 Y UN CH1N0 74R74MUD0.

3MP1324N 4 5UR61RM3 DUD45 0R706R4F1C45 Y 4 V3C35, CU4ND0 54C0 4 P4534R 4L P3RR0, N0 S3 S1 H48L0 0 L4DR0, P3R0 M1 P3RR0 M3 MIR4 3XTR4Ñ4D0.

IsidroMoreno

(Texto de 50 pal4br4s)

SEÑOR PRESIDENTE

 

SEÑOR PRESIDENTE       

El inquietante aviso colocado en el tablón de anuncios, ya había sido leído por casi todos los vecinos de la comunidad.

“Se comunica a los vecinos, que mantengan cerradas puertas y ventanas para evitar la entrada de rendotropos. También se procurará eliminarlos inmediatamente para evitar su multiplicación -dada su gran facilidad reproductora- y que su voracidad destroce ropas, armarios y otros enseres”

El temor se había extendido en aquel bloque de viviendas y ante la ausencia continuada del señor presidente, la inquietud y las dudas fueron en aumento.

La vecina del quinto C, una pobre viuda de avanzada edad, fue encontrada en el suelo ante la puerta del piso del señor presidente de la comunidad, cansada de llamar al timbre y presa de un pánico que pronto sería colectivo, pues a pesar de los herméticos cierres de puertas y ventanas, de las exhaustivas sesiones de limpieza con todo tipo de productos a cual más agresivo y de las rigurosas inspecciones oculares, los rendotropos no aparecían, o mejor dicho, nadie sabía cómo eran.

La propuesta de un motín vecinal para pedir explicaciones al señor presidente, fue aprobada por mayoría absoluta, por lo que a la mañana siguiente, una docena de crispados rostros aparecían ante la mirilla de la aporreada puerta del señor presidente.

Fue la vecina del tercero A, que enarbolando su bastón, se erigió líder de la revuelta y reclamaba información al asustado señor presidente que, temeroso de recibir algún golpe además de ciertos improperios, les invitó a entrar en su domicilio donde daría las explicaciones oportunas.

Lo transmitido fue que el señor presidente se había ausentado unos días para asistir a un congreso de escritores noveles a celebrar en otra ciudad. El día de su partida, debió perder en el hall del edificio un folio de sus apuntes de relatos. Momentos más tarde, la señora de la limpieza, considerando que pudiera pertenecer a algún vecino, lo pegó en el tablón de anuncios. Lo demás ya era de todos conocido.

De esto hace ya dos meses y en la comunidad de vecinos no ha aparecido el señor presidente, unos dicen que se bajó del planeta y otros creen que fue cosa de los rendotropos.

 

IsidroMoreno

CUENTA ATRÁS

CUENTAS ATRÁS

Ahora dudaba de las promesas de una vida mejor y heroica. Había entrado en el parking del gigantesco y famoso centro comercial. Su coche iba cargado con cientos de kilos de explosivos como bomba de relojería, cuya marcha atrás indicaba que ya era tarde para arrepentirse. Cuatro, tres, dos, uno…

IsidroMoreno

(Texto de 50 palabras)

MECANOGRAFIA

MECANOGRAFIA

ablo edro érez ereira, rimer intor ortugués, remiado or ablo rimero or intar erchas ara obres or oco recio. rimer remio.

Debía llevar mecanografiado al día siguiente un texto coherente de unas veinte palabras iniciadas con la letra “P”. Justamente era la letra averiada en mi vieja máquina de escribir.

IsidroMoreno

(Texto de 50 palabras)

GILIPOLLAS Y ASESINO

 

GILIPOLLAS Y ASESINO

Tobías no entendía por qué se detenían junto a ese árbol, ni el sentido de la cuerda. Habían salido a pasear y disfrutar como tantas veces, pero su amo y amigo estaba serio y un tanto raro.

Toby, obediente como todos los galgos, se vio colgado del árbol sin poder respirar, recordando las bonitas mañanas de caza con su amigo  y al que ahora, con angustia y mirada de incomprensión, le suplicaba  un disparo para acabar pronto con aquella agonía.

 

IsidroMoreno

(Contra el maltrato animal)