SÓLO ÉL SOLO

 

Imagen relacionada

Sólo le quedaba un cigarrillo y faltaba sólo una hora para las doce. Estaba solo ante una ventana. Había sólo un abismo ante él. Sería sólo un salto al vacío.

No quería cumplir ni un solo día más de vida.

En la noche, un cuerpo solo yacía sobre el pavimento.

IsidroMoreno

Anuncios

FUMATA Y FUGA

 

Resultado de imagen de DIBUJOS DE PRESIDIARIO

Sólo le quedaba un cigarrillo, pero con su gran ingenio y habilidad, supo escapar de la prisión y zafarse de sus seguidores, pues no era, para McGiver, su primera fuga.

Al cabo de unas horas, Cándido Mastropiero retomó la consciencia y viéndose sobre su mismo catre, observando el mismo techo de su celda, se prometió que no volvería a ver fantasiosas series televisivas ni fumar productos alucinógenos.

IsidroMoreno

LA BOLSA Y LA VIDA

 

Resultado de imagen de IMÁGENES DE MENDIGOS

En la bolsa sólo guardaba un petrificado mendrugo de pan; media botella de ron y un teléfono móvil por el que se le había visto y oído hablar a aquel hombre que, desde hacía horas, yacía sobre la acera, ajeno a transeúntes y ya, a la propia vida.

La policía únicamente pudo averiguar que era extranjero, que no conservaba ninguna pieza dental, que no bebía alcohol y que el móvil no tenía conexión, ni batería, ni tarjeta, porque sólo era una carcasa de teléfono.

Fue el empleado del crematorio quien le puso un nombre al descubrir que era su hermano.

IsidroMoreno

POSOS DE CAFÉ

Resultado de imagen de imagenes de tazas con posos de cafe

Con desencajada expresión, el médium despidió a su cliente con palabras tan vanas como falsas. No podía revelar la macabra lectura en los posos del café, limitándose a recomendarle precaución ante posibles accidentes domésticos.

Inmediatamente anotó en su diario, tras el nombre del cliente, tétricos dibujos de una calavera, muebles ensangrentados, un gran espejo que se quiebra en mil pedazos, un accidente de tráfico, un camión… y gran remordimiento de conciencia por ocultar sus visiones.

Para limpiar su pesadumbre, salió presuroso en busca del cliente al que debería intentar salvarle la vida.

Cruzó la calle. Un camión; un frenazo y un espejo de cristal despedido sesgando el cuello del vidente, que no supo interpretar el sentido figurado de los espejos con el reflejo de uno mismo.

SEVEN. SUBLIME DECISIÓN

Imagen relacionada

 

Maldiciendo su suerte y desesperada, abandonó la bodega buscando nuevo escondrijo

Se había casado con Sabiondo para alejarse del agobiante hogar de enanos impertinentes.

El hartazgo por pedantería de su esposo, le impulsó a diluir el arsénico en la sopa de fideos. Fue fácil y rápido. Lo peor eran las sospechas de la justicia.

Queriendo poner agua de por medio, se embarcó de polizona en la bodega de un buque mercante.

En la misma bodega, la misma noche, los mismos seis hermanos de Sabiondo viajaban camuflados como fardos.

Blancanieves tomó una sublime decisión.

Seis fardos enanos fueron lanzados por estribor.

IsidroMoreno