POSADO MOLTO VIVACE

 

POSADO MOLTO VIVACE

Pizpireta lagartija, rápida y vivaz cuando te mueves. Hierática figura en tu quietud propia de maniquí profesional y modelo de gran pintor.

Codiciada por estos e imitadas por los otros. Al contemplarte evoco una enigmática sonrisa y una interesada mirada, curiosamente familiares.

¡Ya!…   ¿Fuiste tú quien adiestró a Mona Lisa?

 

IsidroMoreno

(Texto de 50 palabras)

(Presentado a concurso “Internacional Microcuentista”  de Agosto-2015)

Anuncios

ACUERDO

 

ACUERDO

La lluvia y el desapacible viento no conseguía apaciguar la acalorada discusión que, una vez más, mantenía la joven pareja, pues ella pasaba largas horas sola en casa y quizás por instinto maternal, por su soledad o por aburrimiento,  necesitaba a alguien a quien cuidar y querer, mientras que él, mantenía la negativa a aumentar la familia, pues “no eran momentos propicios para ello”.

Persistía la lluvia y decidieron cobijarse en una típica taberna de aquel barrio.

Sentados en la última mesa del local, ante sendas copas de Brandy de Jerez, junto al ventanal golpeado por las gotas de lluvia que desfiguraban las imágenes,  las luces de la ciudad, las gentes, los paraguas, los automóviles… quizás hasta la realidad, pues tras un prolongado silencio, llegó la reconciliación y el acuerdo en la pareja.

Unas semanas después, ella paseaba con dos preciosos perritos a los que llamaba Brandy y Sherry.

 

IsidroMoreno

(Para IV Certamen de microrrelatos “Cardenal Mendoza”. A mencionar: “Brandy de Jerez”.  150 palabras)

SÍ, TODOS

 

SÍ, TODOS.

Cansado de monotonías, de sinsentidos, de pelmas y especies similares, decidió poner en perfecto estado de revista a su vieja BH de montaña. Era de cabalgadura un tanto pesada y pasada de moda, pero no hay mejor útil que el que a cada cual le resulta el mejor útil.

No había fijado fecha, pero en un prometedor amanecer, decidió dejar atrás todo y huir hacia adelante. Comenzó a pedalear sin rumbo fijo, subió montes, visitó aldeas, bajó valles, atravesó fronteras, cruzó pueblos y ciudades alternando veredas, carreteras, sendas y caminos.

Oyó otros idiomas, se enamoró de paisajes, de mujeres y hasta de bicicletas.

Escuchó su silencio, soportó pendientes, sufrió desdenes femeninos y maldijo las averías de su cabalgadura.

Exhausto pero gozoso, se detuvo ante unos monumentales arcos de piedra vetusta. ¡Era el Coliseo!

Y recordó que… todos los caminos llegan

 

IsidroMoreno

OLVIDADA COMPAÑERA P.V.

 

OLVIDADA COMPAÑERA P.V.

Diariamente permanecía frente a él, pero se sentía ignorada, olvidada y en completo abandono. Quizás sería por ser más vieja que él. ¡Qué desolador sentimiento!

Era escritor y trabajaron juntos muchos años, por eso la “señorita P.V.” conocía todas sus confidencias, deseos e historias.

Un día la miró, la tomó, la acarició con sus dedos y con inusitada ternura le despojó de su atuendo cobertor. Ella quedó inmóvil, seca, inexpresiva, pero con el regusto de la esperanza de volver a ser la pluma favorita,  su Parker Vacumatic a la que desde hacía un tiempo había sustituido por un odioso ordenador.

 

IsidroMoreno

(Texto de 100 palabras)

 

ARREPENTIMIENTO

ARREPENTIMIENTO

Salió de casa con gran dolor de todo su cuerpo y de su alma. Se sentía desolada, por lo que había decidido no aguantar más humillaciones ni ante sus hijos ni ante nadie.

Su marido era cruel con ella. Le odiaba, pero no podía olvidar los buenos tiempos

Cuando llegó ante la puerta de comisaría de policía, se detuvo atormentada por sus ideas y sobre todo, por el miedo.

Decidió darse media vuelta, pero, como en anteriores ocasiones, se juró a sí misma que en la próxima paliza le denunciaría.

Hubo otra paliza, pero ya no pudo contarlo a nadie.

 

IsidroMoreno

(Texto de 100 palabras)