TRÍO

 

Resultado de imagen de imagenes de atardeceres hermosos

Exhibe orgullosa su condición de ama de casa, manteniendo un orden y horario rigurosos en todas las tareas además de la atención a su esposo y al perro.

Ella y yo habíamos programado los paseos diarios de los tres: el matrimonio y el can.

También, ambos sabemos que la misión de sacar al perro es, en realidad, el paseo de su marido, mi amo y mi dueño que ahora ya no es dueño ni de sí mismo, pues ni su nombre recuerda y casi siempre, a ella —su mujer— y a mí —su mascota— nos mira como a auténticos extraños.

IsidroMoreno

 

Anuncios

AÑORANZA

Resultado de imagen de dibujos de estanterías del supermercado

Entró en el supermercado maldiciendo su situación, disparando al techo y estanterías. Clientes y empleados huyeron despavoridos. El salió desarmado con las manos en alto. La policía esperaba.

En comisaría solo obtuvieron una respuesta: —Deseo comer a diario, tener un techo, cuatro paredes y calefacción. ¡Añoro mis años de cárcel!

IsidroMoreno

 

REBELIÓN EN EL HÍPER

Resultado de imagen de imagenes de lapices rotos

Empleados y policía quedaron ojipláticos ante el desastroso panorama que habían encontrado al abrir las puertas del híper: Charcos de tinta roja, azul, tinta negra, tinta del bote, tinta china que discurrían por el suelo tiñéndolo a su paso, así como decenas de libros despanzurrados boca arriba y boca abajo, con hojas rotas o dobladas. Plumas despuntadas, bolígrafos decapitados sin su capuchón; capuchones errantes, huérfanos. Lápices tronchados y astillados brutalmente. Cuadernos y libretas de notas vírgenes que aparecían tiradas y abiertas por sus hojas antes impolutas, ahora manchadas y sin intimidad. También, de la estantería de enfrente, habían caído ordenadores, tablets, pantallas rajadas, teclados rotos, teclas por doquier, letras vagabundas y desnortadas que no encontraban sentido al no unirse a otras. Ni siquiera la tecla “ESC” había conseguido escapar de la masacre.

Ocurrió lo mismo y a la vez en todos los hipermercados de la ciudad.

—Es el resultado de la competencia y del odio acumulado— dijo una de las empleadas a los policías presentes.

—Tarde o temprano tendría que ocurrir. Las viejas tecnologías contra las nuevas. Todas quieren mantener su vigencia y su trabajo— argumentó un mozo de almacén.

Junto a las puertas del establecimiento se agolpaban media docena de libros y otros tantos eBook que parecían aún enzarzados en una extraña lucha consistente en escapar bajo la rendija de la puerta.

En las aceras e inmediaciones de la entrada, aún yacían descuartizados libros de papel que habían desparramado parte de sus páginas en su desesperada huida.

La guerra no había terminado, pero algunos consiguieron sobrevivir a aquella batalla, como es el caso de este ejemplar que, estimado lector, tiene usted en sus manos y, si no es libro de papel donde está leyendo, es que la lucha continúa.

Esperemos que todo acabe en una pacífica y deportiva convivencia.

IsidroMoreno

(Texto de 300 palabras. Imagen de Internet)