COGE LA FLOR DEL DÍA

 

Resultado de imagen de imágenes del mar a través de una ventana

El último día de vacaciones me obsesionaba el paso del tiempo. A cada minuto miraba el reloj que no sólo andaba sino que corría, volaba y huía.

No fui a la playa, no vi a mis amigos, estuve sentado frente a la ventana observando mi reloj. Quería echar el ancla en ese día, pero sentía, con angustia, que se me escapaba el tiempo como la arena o el agua entre los dedos.

No soporto los cambios y sabía que al día siguiente, me incorporaría a la unidad de cuidados paliativos del Hospital General donde, desde hace años, trabajo como enfermero.

IsidroMoreno

(Para REC Cadena Ser. 28.03.19. Restricciones: Frase de inicio. Texto de máximo 100 palabras sin inicio ni título)

Anuncios

QUIRÓFANO

 

Resultado de imagen de iMÁGENES DE operación en quirófano

Durante la intervención a corazón abierto, JLC, cirujano jefe, reprende al joven médico residente por una cauterización defectuosa. En ese momento JLC recuerda que muy similar reprobación recibió él mismo cuando era médico ayudante de su admirado profesor y cirujano que, ahora, ya anciano, permanece sedado ante él, con el pecho abierto y en manos del que fue su alumno.

JLC queda desconcertado durante unos segundos y piensa que quizás, algún día, también se vea a sí mismo indefenso sobre una mesa de quirófano, en manos del joven a quien acaba de recriminar y que le observa azarado esperando instrucciones.

 

IsidroMoreno

LA NOTA

 

Resultado de imagen de Imágenes de notas ilegibles

Desde hacía muchos meses, cada vez que él salía a la calle, dejaba una nota de aviso por si, durante su leve ausencia, ella decidiera volver a casa.

Hoy, por fin, ella ha regresado a la casa y ha encontrado la última nota escrita en la pasada navidad:

«Esta tarde salgo. Voy a jugar a la ruleta rusa. Hay pollo frito en la nevera, o bien, espérame y te haré la cena.

Te quiero».

 

IsidroMoreno

DOS MEDIAS

Resultado de imagen de Imágenes de naranjas

La una, desde que le partieran el corazón, mantiene la mirada fija hacia la ventana. Ve amanecer cada día añorando su media naranja.

La otra, con el corazón partido y con mirada fija en la puerta que le oculta los atardeceres, suspira cada segundo por su media naranja.

Dos medias naranjas que reposan en el mismo frutero, espalda contra espalda, piel de naranja contra piel de naranja pero ajenas a su entorno, han sucumbido por nostalgia, ya secas, sin brillo, sin lágrimas, encogidas de dolor por haber perdido a su media naranja.

Fue el robot exprimidor quien me lo contó.  

IsidroMoreno

RODEOS

Imagen relacionada

«A buena marcha recorrían el camino, antigua vía de ferrocarril, al que muchos denominaban “tontódromo” por lo muy transitado. Él no paraba de narrarle historias picantes, a veces muy extrañas, desde que ella le dijera que le hacían gracia.

Por aquel sendero que llegaba hasta el santuario, por fin, superando mil indecisiones y cantando, le declaró su sincero amor, mas ella, jocosa, le dijo que ya su corazón estaba ocupado».

Ese era el relato descalificado por el jurado ya que nada tenía que ver con el tema “VERDE” de la convocatoria. Así pues, el autor volvió a remitir la misma historia pero sin elipsis, ni implícitos, ni morondangas:

«A buena marcha recorrían la vía verde mientras el no paraba de contar chistes verdes en ocasiones más raros que un perro verde desde que ella le diera luz verde a sus historias.

Por el camino verde que va a la ermita, se declaró cantando, “verde que te quiero verde”, pero ella le dijo que verdes las han segado y que, ¡a buenas horas mangas verdes!»

Ese fue el segundo relato, también descalificado, pero esta vez por reiteración, cacofonías y por pesado.

IsidroMoreno