DESASTRE

DESASTRE

No le llamaban sus amigos y no sabía nada de sus compañeros de WhatsApp ni de los conocidos del facebook. Ni siquiera consolarse leyendo emails. Tampoco acceder a videos de YouTube. Su móvil se le había caído al inodoro  y… ¡a la puta mierda todo!

Ahora sí que estaba solo.

IsidroMoreno

(Para concurso en FB  “50palabras”)

Anuncios

PESADILLA

PESADILLA

Había despertado de una terrible pesadilla. Abracé a mi esposa con tanta fuerza que también la desperté y me sentí necesitado de narrarle mi espantoso sueño en el que ambos habíamos sufrido un accidente de tráfico tras el que yo me vi desconsolado, con su cuerpo inerte en mis brazos.

Momentos después, al salir de la ducha, coincidimos ante el gran espejo de nuestro baño. Yo no podía olvidar aquella pesadilla y nuevamente la abracé cariñosamente mientras veía su figura en aquel espejo, pero… ¡horror! ¡Sólo se reflejaba su figura en el espejo! Mi imagen no se reflejaba junto a ella.

De pronto entendí todo… ¡ella no había fallecido!

IsidroMoreno

ESPERANDO EN LA ESTACIÓN

ESPERANDO EN LA ESTACIÓN

La estúpida guerra había terminado. Diariamente iba a la estación  a esperar a su marido. Los que llegaban del frente, apenas aportaban información optimista.

Cada día regresaban menos soldados.

Una mañana al levantarse, decidió vestirse de negro. Nunca más fue a la estación. Mi abuela ya siempre vistió de luto.

IsidroMoreno

Para concurso en FB, “50palabras”

SALTIMBANQUI

 

SALTIMBANQUI

Tras cada crimen en la familia circense, aparecía una etiqueta con expresivo seudónimo: “Saltimbanqui”.

La policía investigó a trapecistas, payasos y hombres del circo, sin resultado esclarecedor.

El comisario sintió en su espalda la fría hoja del cuchillo  con el que la abuela, en silla de ruedas, cometía nuevo asesinato.

IsidroMoreno

Relato para  “Cincuenta palabras”

PAREJA

Gatos felices en el amor Foto de archivo - 13548119

PAREJA

Salieron juntos a la luz al ser adquiridos por su dueño e ignoraban cuál sería su futuro aunque pronto comprendieron que estaban afortunadamente condenados a vivir inseparablemente. Su trabajo era duro pues debían soportar peso muy superior al suyo propio, viéndose a menudo, arrastrados y ultrajados. Durante el trabajo no se distanciaban mucho el uno del otro y constantemente se cruzaban o se mantenían muy unidos aunque siempre dependiendo de la voluntad de su amo y señor.

Cuando descansaban lo solían hacer muy juntos y en paralelo, lo que les permitía transmitirse sus penas y alegrías, pero cada vez se encontraban más deteriorados, ajados, con más arrugas en la piel  y hasta su olor corporal, a veces era insoportable.

Su amigo Pantaleón les animaba diciendo que eso era propio de la edad y que a todos nos pasaba factura el tiempo y el trabajo.

Fue Pantaleón quien también les dijo que, tanto él como Rebeca y otras adquisiciones del amo, tenían la posibilidad de vivir algo así como una segunda vida, con otro dueño, pero  lamentablemente no solía brindársele la oportunidad a los de esa especie, pues los zapatos son prendas más personales y por el sufrido deterioro, se hace muy difícil que los envíen a contenedores de ropa para ser reutilizados, siendo su fin, directamente, el camión de la basura.

  IsidroMoreno