POSTALES DESDE EL FRENTE

La correspondencia, y en especial la llegada de las postales, se convirtió en medicina vital para la madre. No sabía de letras, pero su hija, cada semana, le leía la nueva postal con un amor y optimismo insólitos por cuanto provenían del lejano Uruguay, donde el padre y esposo luchaba en el frente de guerra.

Quiso la fatalidad que un estúpido accidente segara la vida de la joven, llevándose esta, el secreto de la muerte del padre en la pasada navidad.

Ya no llegaron más postales.

Tiempo después, la madre, antes de morir, encontró decenas de cartas dictadas por ella misma y que nunca llegaron a Uruguay. Ni siquiera habían salido de aquel baúl de su hija.

IsidroMoreno

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s