VENGANZA

 

Una fría rigidez me invade el cuerpo, bueno, al menos la cabeza y el torso, pues el resto no lo siento.

Comienzo a sufrir pánico y dolor por unas continuas sacudidas y desgarros en mi cabeza y hombros. De pronto he visto mi imagen reflejada ante el espejo, pero sólo soy la «estatuilla» de mi busto, de un Goya sordo, maltrecho y apresado entre las manos de un monstruo al que he reconocido aun en penumbra.

Saturno ha empezado a devorarme por retratarlo, hace muchos años, mientras se comía a su hijo. Ahora sufro sus ansias de venganza, sus mordiscos y los repetidos insultos a boca llena: ¡Chivato! ¡Soplón! ¡Delator!

 

IsidroMoreno

(Fotocomposición: Luis e Isidro Moreno Carrascosa)

Anuncios